CRÓNICA IM LANZAROTE… CONÓCETE CONOCIÉNDOTE.

CRÓNICA IM LANZAROTE… CONÓCETE CONOCIÉNDOTE.

 

Comienza por el final; acaba por el principio. El fin es el principio; el comienzo, el final. Sueña y fija tu visión. Visualiza tu horizonte, la meta. Atrapa esa visión y tendrás la meta. Conseguida la meta, llévala a la línea de salida. Esa meta te guiará desde los momentos iniciales. Termina donde comenzaste, porque has empezado ya con esa meta en forma de visión. La visión es, a la vez, el final y el principio, alfa y omega. Suéñala y camina por ese sueño para hacerlo realidad. Porque, en verdad, nunca había sido un sueño, sino la realidad.

El trazo, los colores, la textura, el lienzo. La obra de arte es un mundo en el que te adentras para contemplarla con detalle, porque cada detalle aporta su nota de color y expresión: el sentimiento del artista, su estado de ánimo, su intención. Observa el cuadro al milímetro. Capta cada detalle con exquisitez y esmero extremos. Pero en verdad no apreciarás toda la obra hasta que no te alejes y la veas completamente.

Así ha sido la experiencia de Luis Pablo en su IronMan de Lanzarote, así fue su trabajo, sutil y preciso en los pormenores, en el trazo fino, pero amplio en toda la expresión de la palabra. Concéntrarse y mimar los detalles sin perder la perspectiva. Los detalles son el personaje, pero la perspectiva es la escena. Y sin escena, los personajes se diluyen en el contexto. Mima el momento, pero mantén la vista en el horizonte.

Elimina los deseos, huye de los anhelos, escapa de las ilusiones. No vives en el mundo de los deseos sino en el de las realidades. Luego trabaja cada día, con esa disciplina como la que nos enseña él entreno tras entreno, para convertir esos deseos y anhelos en algo tangible. Hacerlos realidad era su único deseo. Hacerlos realidad es el verdadero reto. Eres el protagonista de tu vida, pero tu película no es ficción, es tan real como tú la quieras crear…

¿Por qué no te desnudas a ti mismo? ¿Acaso tienes miedo de ser testigo de tu propio streptease? No hay nada peor que esconderte de tí mismo, avergozarte de enseñar tu interior. No te das cuenta de que te avergüenzas en realidad de ti, de tu penuria, de tu negatividad, de tu cerrazón mental. ¡No seas obtuso y desnúdate ante tí! Contémplate por dentro. Haz un escáner de tu interior. Mírate con rayos X. No te evites por temor a conocerte por dentro, dar luz y taquígrafo a tus debilidades. No entiendes muy al contrario, que es esa tu mayor flaqueza, no afrontar la debilidad que te reprime. Sólo aquel que se desnuda ante sí mismo y deja pasar la luz a través de su interior comienza a entender el verdadero camino. El autoconocimiento es tu microscopio interior, el fonendoscopio, tu revisión rutinaria para endosar tu senda como un ser renovado.

Días después del IronMan de Lanzarote, echamos la vista atrás, y no nos quedamos con los trazos del cuadro que se pintaron el sábado, un gran desempeño en la natación y en el tramo de bici, 42,2km de carrera a pie que no se desarrollaron según lo previsto… aún cuando todo estaba bajo “control”. La sabiduría de nuestro Luis Pablo reside en no pensar en éxito o fracaso sino en experiencia, aprendizaje vital que suma en su verdadera carrera… la de su vida, en lo deportivo sin duda alguna seguimos trabajando porque TODO LLEGA.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *