Como me quiero, me cuido.

Como me quiero, me cuido.

No es fácil no… cuando no estamos satisfechos con nuestro físico nos dicen que tenemos dos opciones, o mejoramos la apariencia física o cambiamos la percepción que tenemos de nosotros mismos.

Sin embargo existe otra vía mucho más sensata, una solución intermedia de la que nadie nos habla, sentirnos bien con nosotros mismos y tener a la vez un peso saludable. el tantas veces mencionado “peso ideal”.
En alguno de esos esfuerzos de cambiar nuestro físico se nos olvida que la mejor ropa, el mejor coche, la mejor casa o el mejor trabajo, no podrán punto y final a aquello que nos causa nuestra insatisfacción, las inseguridades seguirán latiendo, y la autoestima seguirá sufriendo, ya que la perfección no existe.
Por eso, un pecho más firme, unos abdominales más marcados, un trasero más redondo, un coche más grande… no van a apaciguar, de una vez por todas y para siempre, la ansiedad terrorífica que genera el miedo a no ser aceptado. Al menos no lo hará a largo plazo, y no ser aceptado es la mayor pérdida que puede sufrir un ser humano, pues no ser aceptado significa no ser querido.
Aunque nos cueste, a veces debemos convencernos de que el cuerpo perfecto no existe, y eso es así porque no solo depende del objeto observado sino también de los gustos del observador.
Cuando ambas cosas coinciden, hemos dado en el blanco. Por ello es importante disponer de herramientas que nos ayuden a mejorar la autoimagen, y mucho antes de empezar a cambiar la imagen física, puesto que será mucho más fácil perder peso si nos aceptamos y queremos tal y como somos.
Con este fin, hoy recurrimos a una persona que te quiere mucho y que puede convertirse, si le das permiso, en tu mejor consejero y asesor de imagen. El YO FUTURO.
Desde el Coaching Nutricional abordamos no sólo hacerte llegar tu Pauta de Nutrición sino también trabajar contigo el enfoque emocional respecto a tu alimentación y estilo de vida.
El Yo Futuro es una muy poderosa herramienta que utilizo en mis sesiones de Coaching para alcanzar la estabilidad emocional y conseguir un peso saludable. El Yo Futuro es la persona que seremos dentro de muchos años. Debido a ello nos dará una perspectiva, de la que por definición, carecemos en el momento presente. Para que la realidad sea creada de una determinada manera, primero alguien la tiene que visualizar. De hecho, todas las cosas son como son porque alguien previamente las ha creado en su mente.
Visualizar es anticipar el futuro posible. Si, ya sé que me vas a decir que no podemos asegurar el futuro, pero no es menos cierto que si nos visualizamos enfermos, con sobrepeso, llenos de problemas de salud, de conflictos familiares, dificultades económicas… nuestro subconsciente trabajará en silencio para tratar de darnos la razón para que nuestra realidad futura se acabe pareciendo lo más posible a como la hemos visualizado.
En mis sesiones de coaching al plantear el uso de esta herramienta, por lo general, la respuesta suele ser “no me veo” o “me veo peor” por lo que la pregunta se reformula y ahora ya no te planteo un “¿Cómo te ves con 60 años?” sino un “Cómo te gustaría verte?” La cuestión es más importante de lo que parece a simple vista, se trata, queramos o no, de una creencia sobre nuestro futuro que actúa sobre nuestro presente.
La idea del vivir el presente se hace más compleja sin un plan de futuro, pues la visión que tengamos de nosotros en el futuro nos dará pautas para el presente. De este modo si te visualizas enfermo y con unos kilos de más, tu subconsciente se empeñara a toda costa en tener la razón, y cualquier intento racional por perder esos kilos tan poco saludables estará condenado al fracaso, por lo menos a largo plazo.
Por ello cualquier cambio que quieras afrontar empieza con un cambio de tu visión futura, si te empiezas a ver desde ya con ese “peso ideal” podrás conectar con la satisfacción y la felicidad que te producirá estar así.
Regla fundamental: Si antes de efectuar cualquier cambio nos gustamos tal y como somos, será más fácil emprender el camino pues lo haremos visualizando el estado deseado avanzando y no huyendo del estado actual. Nuestro Yo Futuro nos está esperando desde una visión de conjunto, con nuestras fortalezas, nuestros logros, nuestras metas… sabe exactamente cómo nos sentimos, de ahí que sea el consejero ideal y esté destinado a convertirse en el mejor Coach de nuestro mundo….
Pilar Cuesta
Coach Nutricional


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *