Intolerancias y Rendimiento

Intolerancias y Rendimiento

 

 

Deportistas como ciclistas, corredores y triatletas sometidos a un estrés físico importante, tienen alteración de la permeabilidad intestinal.

 

Su explicación, radica en que “el esfuerzo físico extenuante durante tantas horas diarias provoca que la sangre se dirija hacia órganos vitales, dejando desabastecido la vascularización del tubo digestivo y teniendo lugar pequeños microinfartos que podrían explicar las alteraciones en la mucosa y la microbiota y, por tanto, el aumento de la permeabilidad intestinal.

 

La alteración de la permeabilidad intestinal les hace más propensos a desarrollar sensibilidad alimentaria que no es otra cosa que cuando se produce la absorción de determinadas sustancias a través de esa permeabilidad alterada provoca una activación del sistema inmunológico y una respuesta anómala cada vez que se ingiere un antígeno alimentario.

 

Debido a esta sensibilidad alimentaria, los deportistas sufren con frecuencia molestias gastrointestinales, así como cansancio, fatiga neurocognitiva (pájaras) y bajo rendimiento, que limitan sus resultados y es el origen de numerosos abandonos. Este mecanismo puede estar implicado en lo que recientemente se ha denominado overtraining o sobre entrenamiento.

intest

 

 

Para su diagnóstico, desde Nutrien3 trabajamos con un laboratorio español que ha desarrollado un test inmunológico celular que mide la sensibilidad de la persona a determinados alimentos que le pueden estar influyendo negativamente en su actividad física, como es el caso de estos deportistas que no sólo da como resultado el alimento al que se presenta intolerancia sino también su intensidad.

 

Con una dieta terapéutica de exclusión y posterior reintegración, hemos observado personalmente, así como en nuestros deportistas, una mejora en el rendimiento generado en competición.

 

Mientras se realiza la dieta, así mismo se puede llevar a cabo un tratamiento complementario con que ayude a disminuir la sensibilidad del sistema inmunológico e incluso a reforzarlo.

 

Somos lo que absorbemos, no lo que comemos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *