No por madrugar amanece más temprano

No por madrugar amanece más temprano
Ser deportista a veces puede traducirse en comenzar el día más que temprano, o como a mí megusta decir, “cuando los mortales duermen”.
 
 Es más que usual encontrarnos con personas a las que asesoramos con una alarma sonando a las 5 de la mañana para llevar a cabo su entrenamiento antes de ir al trabajo. 

Cada deportista es único, no a todos se les abre el apetito recién levantados y tampoco es muy recomendable realizar una sesión de entreno recién desayunado con esa sensación de estómago lleno, pidiéndole a nuestro organismo que se concentre en abastecer de oxígeno y riego sanguíneo a nuestras extremidades y deje de lado su labor de llevar a cabo la digestión de lo que nos hemos comido. Así pues, lo primero que se debe entender es que en determinados casos, el desayuno no es la comida más importante del día sino la cena de la noche anterior al entrenamiento.

Imagina que tomas tu última comida alrededor de las 20.30/21h aprox y te vas a dormir en torno a las 22.30.

Comes, y luego reposas y es en ese descanso cuando el cuerpo procesa y absorbe los nutrientes para transformarlos en lo que será energía disponible. Energía que no necesitarás mientras duermes por lo que la tendrás a tu alcance a la mañana siguiente.

Para la mayoría, un entreno mañanero no suele ser de alta intensidad sino una sesión en Z2/3 probablemente en piscina. Con lo cual estarás principalmente haciendo uso de los ácidos grasos como sustrato energético si has entrenado a tu cuerpo, a través de estrategias nutricionales para hacerlo más eficiente, por lo que no tendrás carencia de energía en ese entrenamiento de la mañana siguiente.

Si eres de los que prefieren no entrenar en ayunas, te recomendamos que hagas un desayuno ligero de rápida y fácil digestión/absorción que además sea algo que no te conlleve demasiada preparación o tengas pre-cocinado la noche antes. Recuerda la importancia de la planificación también en tu nutrición.

 

Algo que no podemos dejar de mencionar es que el cuerpo requiere tiempo para procesar los alimentos y permitirte usarlos como energía por lo que te recomendaría que consumas esta comida al menos 40min previos a tu sesión de entreno. Una opción ideal sería que fuera algo líquido que dejes preparado la noche antes y que tomes recién te levantes.En cualquier caso, entrenarte nutricionalmente para ser un mejor deportista también pasa por convertirte en un individuo “eficiente” metabólicamente por lo que trabajar con estrategias nutricionales enfocadas a ello a lo largo de la temporada te asegurará la capacidad para oxidar  tus reservas de ácidos grasos como fuente de energía, mejorar tu composición corporal y deshacerte de los michelines! Añadido a ello tus niveles de azúcar en sangre serán estables y no serás uno de esos deportistas dependiente de geles o bebidas energéticas para aliviar el cansancio y después preguntarte por qué a pesar de todo lo que entrenas no te ves los abdominales!

 

Por todo ello, personalizar cada una de las planificaciones nutricionales es nuestro secreto, adecuar la ingesta de nutrientes, no sólo a los requerimientos nutricionales sino a la carga de entreno, a la búsqueda del peso óptimo de competición y la mejora del rendimiento. Llevar a tu cuerpo a ser más “eficiente” en la obtención de energía, comer de manera inteligente, aprender cuál es la estrategia nutricional que mejor se adapta a tu estilo de vida y todo única y exclusivamente para que consigas todo aquello que te propongas sin dejar de divertirte, al fin y al cabo no queremos que hagas una dieta, sino que cambies tu cuerpo, mejores tu vida y abras tu mente a las nuevas posibilidades.

 

Quieres obtener más información sobre tu caso en concreto?
Contáctanos a través de comercial@nutrien3.com y lo estudiaremos individualmente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *