LECHE FRITA

LECHE FRITA

 

Para el relleno:
500 ml bebida de avena/arroz
100 g claras de huevo (3 claras aprox.)
25 g harina de maíz integral
1 rama de canela
Cáscara de medio limón
Edulcorante líquido al gusto (8-10 g aprox.)

 

Para el rebozado:
1 huevo
Un poco de harina de espelta integral (sustituible por maicena si se desea que sea sin gluten)
Opcional: un poco de canela molida y edulcorante en polvo para espolvorear por encima antes de servir

 

 

De los 500 ml de leche que vamos a usar, ponemos en un cazo 400 ml junto con la cáscara de limón y el palo de canela.

Lo ponemos en el fuego y lo dejamos que cueza a fuego medio removiendo de vez en cuando hasta que hierva.

Cuando empiece a hervir, lo apartamos del fuego, lo tapamos y lo dejamos infusionar durante 10 minutos para que la leche coja más sabor.

Por otro lado, en un vaso, disolvemos la maicena en 100 ml de leche fría (de la nevera). Añadimos las claras a esta mezcla y removemos.

Pasados los 10 minutos de reposo de la leche que hemos hervido, retiramos la rama de canela y la cáscara de limón. Añadimos a esta leche caliente la mezcla fría de leche, maicena y claras. Lo hacemos muy poco a poco a la vez que removemos con unas varillas (para que no cuajen las claras).
Edulcoramos al gusto.

Volvemos a poner a fuego medio el cazo ya con todos los ingredientes removiendo constantemente con las varillas. Lo tenemos ahí hasta que espese bastante (unos 20 minutos aprox.). Cuanto más lo tengamos, más espeso y cuajado quedará el resultado.

 

 

Mientras, forramos con film transparente el interior de un recipiente o fuente rectangular de unos 16×10 cm para que se desmolde mejor.

Cuando tengamos bien espesa la mezcla, la retiramos del fuego, la vertemos en el recipiente con film que hemos preparado y la extendemos para que quede la superficie lisa. Debe quedar con un grosor de al menos un dedo utilizando un recipiente de las dimensiones indicadas.

También podemos poner en este momento otro trozo de film transparente tocando la superficie de la mezcla para que no se haga costra.

Dejamos enfriar y luego metemos en la nevera un mínimo de 3-4 horas, pero mejor si la dejamos toda la noche para que quede bien consistente y cuajada.
Una vez cuajada, la sacamos del recipiente y la cortamos con un cuchillo en porciones de 2-3 cm.

Rebozamos cada trozo en harina integral de espelta y a continuación lo pasamos por huevo batido. Vamos colocando los trozos sobre un papel de hornear en la bandeja del horno.

Horneamos a 250°C con horno sólo por arriba y colocada la bandeja en la parte alta hasta que se tuesten un poco por arriba (unos 5-7 min aprox.). Realmente se trata de gratinarlo sólo por arriba con el horno o grill, ya que por dentro no se tienen que hacer.

Sacamos del horno y espolvoreamos sobre la leche frita fit un poco de canela molida y edulcorante en polvo si lo deseamos.

Y lista para comer en caliente esta jugosa leche frita.

Pero también está deliciosa si la guardamos en la nevera y la comemos bien fría.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *